04:00h. Domingo, 19 de Noviembre de 2017

Perplejo. Así es como me quedé, que no lo niego oigan, cuando los mandamases de esta casa me propusieron pasar a formar parte de su staff de escribidores. Y no será  tanto por que desconfíe de su ojo para ejercer de caza talentos, o lo que sean, cañís (bueno los tipos están chiflados eso está claro, sino no estarían haciendo algo tan impresionante como esto) como de mi verborrea inacabable, y mi proverbial incontinencia literaria (de acuerdo señor agente. Lo reconozco. Todas esas revistas me han advertido con citaciones  de: “Haga el favor de no mandarnos más textos, por dios. Pesado de tío”).  Así que ya me dirán.  

Tras el susto inicial, ¡que si!, estaba la idea de escribir en un medio cuasi puro. Sin las mierdas de las presiones, de línea editorial o de publicidad o lo que sea, al menos de momento. ¿Qué iba a hacer sino aceptar?. Si duro lo suficiente sin que los dueños del tinglado se cansen y me echen a la calle, tendremos tiempo de hablar de muchas cosas. Conciertos, libros, comics  y discos claro, el resto (glupsss) para quien lo entienda. Así que vamos allá y pongamos hoy en marcha mi enfermiza y poblada jukebox.

Siempre me hago un lio cada vez que un amigote o quien sea me pregunta que estoy escuchando ahora. Y no por no saber que responder, sino por que no se por donde empezar. A la cantidad de canciones de los nuestros, la mejor escena del mundo no lo olviden, tengo que añadir la tonelada de nuevos discos y bandas que salen constantemente.

Esta semana me tiene abducido el enésimo proyecto de Mike Patton (Faith No More, Mr. Bungle)  con Dave Lombardo (Fantomas, Slayer), los tremendos Dead Cross, y su disco de debut homónimo (Ipecac/Three One G). El hombre llegó de rebote tras marcharse el vocalista original Gabe Serbian y el resultado es devastador. Sonido cavernícola y áspero, tan demencial como rallante, aconsejo consumir de un tirón sin pensarlo. Y claro la vuelta a la actualidad discográfica de Rise Against (“Wolves”, Virgin) siempre es una buena noticia. Con una carta de presentación como “The Violence”, el adictivo single, van disparados hacia la parte alta de la tabla y, que duda cabe, se lo merecen. Lo de “Villains” (Matador) el nuevo álbum de Queens Of The Stoned Age es alucinógeno. No creo que nadie pueda sentirse defraudado con el giro (¿…?) de las nuevas canciones.

También comparto espacio con lo de Pvris, Rancid por supuesto y Brand New (si al final lo dejan “Batter Up” será un buen epitafio). Y si quieren que les vuele la cabeza bien, el fantástico nuevo álbum de Wolves In the Throne Room debería ser una de sus opciones.

Mi obsesión por la escena japonesa transita encima de mis gustos siempre. Hoy les emplazo a que no se pierdan a las maravillosas Otoboke Beaver y ya que están se acerquen a Corea del Sur y no le quiten el ojo de encima a Say Sue Me por que merece la pena.  Sumen a ello el folk oscuro y deprimente de Me and That Man del tipo de Behemot y Jhon Porter (prueben a ponerse “My Church Is Black” y ya me dirán)y, aunque me dejo un montón, será suficiente por hoy.

Ya iremos hablando de más cosas.