Regreso al hogar, a este me refiero al otro hace años que no voy, después de una semanas en las que he cambiado estos escritos por mis crónicas de los fregados a los que he podido asistir y cubrir para esta santa casa. Y miren por cuanto el otro día mientras veía el maravilloso All Girl Fest caí en la cuenta de que nunca les he hablado aquí de Wendy O. Williams.

No esperen que les haga una historia pormenorizada de una de las personas que mas me ha marcado en el RockNRoll. No se trata de eso. Simplemente permitan que agolpe unos pocos momentos, sin fecha ni concierto, de mi convivencia durante años con ella.

¿Cinturones en orden?…vamos allá.

-Tengo doce años, o algo así, y sujeto de la mano un vinilo que me ha pasado un tipo que su primo o no se quien que va a Londres constantemente ha traído. La cantante de la banda me mira desde la portada. Cuando lo pongo, en casa de alguien no se vayan a creer, me tumba.

-Leo que Jaime Gonzalo, el tipo del Ruta 66, ha visto a mi banda favorita en NY donde está. Me quiero morir de envidia.

-El Santa Barbara, el local de Cipri (respect a ese tipo: trajo a Jhony Thunders a Salamanca), pone en pantalla grande el video de “The Damned” y alguien dice (yo, claro) que Wendy es la primera en hacerse el mohawk mohicano en la historia de la música y la mas grade cantante de la historia de la humanidad. No recuerdo pero seguro que alguien me pega.

Dieter Dierks, el productor de los Scorpions, va a hacer el nuevo álbum. Me asusto mucho al principio, pero cuando oigo “Coup D`etat” me quita el aliento. Si alguien es capaz de oír “RockNRoll”, el tema de ese disco me refiero, o “Put Your Love in Me” sin moverse es que está muerto. Punto.

-Me imprimo un 90×60 de la foto de ella con Lemmy. Estuvieron juntos y todo eso. O al menos eso se cotilleaba.

-Consigo una copia de “Reform School Girls” la única peli que rodó. Luego el disco de la BSO y luego unas fotos. Increíble. Y ahora en cinco segundos, si la conexión no es buena, lo tienes todo a tu disposición.

-Veo que Gene Simmons va a meterse en los discos en solitario de W. La verdad no se que pensar. Tal vez cambie el sonido del nuevo material.

-Amontono camisetas de la banda encima de la cama. Tengo como diez o algo así.

-Hablo con alguien de las dos etapas (¿…?) de la banda. Mas punks en sus inicios y mas metal después. No tengo problemas. Me gustan ambas.

-Es abril y yo estoy de viaje. Cuando llego a casa me entero: Wendy se ha pegado un tiro. Pongo “A Pig Is a Pig” y fumo nervioso pero no sirve de nada.

-Se reeditan sus discos con añadidos, pocos, y remasterización, pobre pero en mi opinión no le hacía falta, con cuidados libretos. Su manager y ex-pareja Ron Swenson hace caja.

-Estoy en mi festi. Alguien en el patio del DA2 se me acerca y me dice que ha visto al cantante de Pearl Jam con una camiseta que, ejem, “pone lo mismo que en la tuya”. Estás en mis oraciones Eddie.

Coño, como le habría gustado el festi del otro día.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.