CrónicasSalamanca

Crónica: Primera jornada del FÀCYL

0
Foto: Victor J Fry

De acuerdo entonces. Ellos tienen Coachella y Glastonbury pero nosotros tenemos Tres Acordes Fest ( adelante, siempre adelante) y…sí. El cyl. Que cualquiera que tenga ojos en la cara habrá visto la mejora ostensible del lio que la organización ha preparado para este año y, no necesitaré aclararlo aquí  cuestiones de gustos aparte por supuesto, que la cosa pinta bien.

Nos esperan días de llegar muy tarde a casa, de cenar mal y de pie, y de mis outfits imposibles de guitarrista de Barón Rojo buscando novia. Buahhh¡…benditos sean.  Me enchufo al fregado de la inauguración tarde como siempre, hay que asumir que soy un desastre, pero no me duelen prendas reconocer que los juegos empiezan cuando llega el atletismo para un servidor. Así que directo al escenario Ring, uno de los mayores aciertos en mi opinión de los últimos años, para sumergirme (que apropiado amigos) en el pase de El Tío Calambres. Volver a ver Anaya llena ya de las señas de identidad del festival es una gozada y como rey emérito que soy de un pequeño hijo putativo, siento una punzada de envidia sana que me recorre las venas.

No sabría decirles cuando, pero recuerdo ver a SuperSkunk en alguna parte hace eones ojo no hablo de ahora que, lo confieso, no se si tendría animo. Supongo que fue un festi o  algo así, y aunque apenas conservo imágenes en la retina del disco duro de aquel bolo, respect para el hombre, el gran Javier Rojas,  y su recauchutado en rockstar de raíces. Quien eligiera al grupo para arrancar el asunto, dio en el clavo. El tipo se traía bajo el brazo “Camino al Corazón” su ultimo disco, bajo el auspicio de Maldito Records, y casi sin querer pienso primero (¿a santo de qué?) en su paso por Mama Ladilla cuando estoy viéndole. Embutido en formato trío, con Javier Santana y Miquel Ferrer acompañándole, suena frescos y poderosos (el hombre hasta se ha tuneado alguna vez en Obús bass player, imaginen) y ponen a bailar a la parroquia que, ay madre los miércoles, debería haber llenado aún mas la plaza.  Me hacen sonreír con sus escapadas, “Creep” “Lonely Boy y un fantasmal nunca mejor dicho “Ghost Riders In the Sky”, a material ajeno y firman algunos momentos realmente inspirados. Esto empieza y vamos a por el. Dosifíquense, queda mucha tela que cortar.

Paco Jiménez
El Rock n Roll es más grande que la vida

Arranca el Festival FÀCYL: todo lo que no te puedes perder

Artículo anterior

Apple presenta por sorpresa un nuevo iPod touch

Siguiente artículo

Puede que te interese

Comentarios

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Crónicas