Foto: Victor J Fry

Que han vuelto a lo grande, el mismísimo R de Rumba les ha producido el asunto, es indudable. Por eso no es de extrañar que hoy cuando me emboco al escenario de Anaya El Langui y Gitano Antón estén petándolo. Hace unos días cuando el primero pasaba por La Resistencia me quedé pillado pensando en el enorme impacto que tiene el hombre, como activista social y político, al margen de lo musical, pero encima de un escenario La Excepción tampoco andan cortos. Superado ya el ecuador del festival el día era muy importante no solo por la venida de grandes nombres, también por ser el primero del fin de semana puro que, además, dejó un lleno asfixiante en todo el entorno de los escenarios.

El anuncio de ayer de que el capitoste del fregado, Carlos Jean, haría una sesión de despedida mañana sábado puso los dientes largos, aún más, para no perderse lo que va a ocurrir en las próximas horas. Me voy corriendo al Patio Chico (menudo cambio de seguimiento de público, este año) para ver a Ariadna (anda que alguien me hable de outfits potentes hoy) y Los Punsetes que, huelga decirlo, estuvieron geniales. Todas las veces que les he visto me han convencido a pesar de lo incómodo que les puede parecer a algunos fans el inmovilismo de la cantante. No es mi caso. Me maravilla verla ahí sin mover un músculo y en mi opinión tiene que tener un autocontrol de morirse. Y luego van y salen Sober.

Me hizo mucha ilusión que el festival los anunciase, tengo un curriculum personal con esa banda de muchos años, y claro, no defraudaron. Con los cuatro en un estado de forma impresionante y descansando de las incursiones con la orquesta (hubiera estado bien traérsela, amigos) nos recetaron un pase demoledor. Solo ver a una banda que practica un metal tan elegante en ese sitio increíble, y al personal gritar una canciones que forman parte de la BSO de las vidas de muchos de ellos fue increíble. Sumen a eso la sesión enérgica que nos recetó el madrileño Alexander Som en el escenario Ring y ya me dirán. Ufff, sí. Menudo día.

Paco Jiménez
El Rock n Roll es más grande que la vida

Entrevista a la banda Agoraphobia en el marco del festival FÀCYL

Artículo anterior

Entrevista con la banda de rock Sôber

Siguiente artículo

Puede que te interese

Comentarios

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Crónicas