Sonorama Ribera vuelve a apostar por llevar al festival distintas disciplinas culturales y ahora une fuerzas con la Escuela de Escritores de Madrid para crear dos ciclos muy especiales.

La primera de las iniciativas es Sonorama también se escribe y consistirá en que escritores españoles viajen hasta Aranda del Duero cada año para participar en conversaciones con periodistas y músicos en las que conoceremos cómo el rock, el pop o la música independiente han influido en sus libros, en sus filias y fobias musicales. Esta colaboración tan especial abrirá el Sonorama Ribera 2019 el próximo sábado 10 de agosto con el encuentro entre el escritor Benjamín Prado y uno de los músicos habituales del festival que anunciaremos más adelante. La cita estará moderada por el periodista Fernando Navarro y, como anunciaba el escritor en la rueda de prensa celebrada hoy, tendrá tanto una parte teórica como una práctica en la que uniremos páginas que se escuchan, letras que transportan notas, narradores con ritmo.

La colaboración entre el festival español de música independiente de referencia y la mayor escuela de Escritura Creativa en español del mundo, tendrá continuidad en Madrid con el ciclo Sonorama – Escuela de Escritores Storytellers durante el otoño de este año y el invierno y la primavera de 2020. Se trata de tres encuentros que cerrarán cada uno de los trimestres del curso de Crítica Musical que el periodista de EL PAÍS, Fernando Navarro, imparte en Escuela de Escritores. En ellos, algunos de los principales escritores de canciones de la escena española contaren cómo fue el proceso de escritura de alguna de sus letras más conocidas o qué relación encuentran entre la escritura de explicarán cómo una canción y otras formas de creación literaria como la poesía o el relato breve. Como se ha anunciado hoy en la presentación de los ciclos, Mikel Izal será uno de los nombres de esta programación.

Jorge Vicente
No importa de dónde vengo ni a dónde voy, sino lo que hago y porqué. Amante incondicional de la tecnología de consumo, el invierno y los sábados. No me preguntes por qué, pero siempre tengo un boli encima.

Dosis científicas: Olor a tierra mojada

Artículo anterior

Enormes tecnológicas se alían para crear la criptomoneda número uno del mundo

Siguiente artículo

Comentarios

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese