El 98% del tráfico internacional de Internet circula a través de cables submarinos. Una vasta red que cruza el océano hace posible que podamos compartir, buscar, enviar y recibir información por todo el mundo a la velocidad de la luz. En la actualidad, a medida que nuestra forma de trabajar, jugar y relacionarnos se vuelve cada vez más digital, una conectividad de confianza es más importante que nunca. Por esto mismo, el gigante de internet, Google, anuncia un nuevo cable submarino, Grace Hopper, que se extenderá entre EEUU, Reino Unido y España y proporcionará un mayor soporte para la red que acoge los productos de la compañía.

Grace Hopper se suma a otros cables submarinos privados, CurieDunant y Equiano, para conectar continentes remotos por el fondo del océano. Los cables submarinos privados permiten a las grandes empresas planificar de forma efectiva las necesidades de capacidad futuras de los clientes y usuarios en todo el mundo, así como agregar una capa de seguridad que va más allá de lo que está disponible en la red pública de Internet.

Una vez que esté en funcionamiento, Grace Hopper será uno de los primeros cables nuevos en conectar EEUU y Reino Unido desde 2003, aumentando la capacidad global e impulsando servicios de Google como Meet, Gmail y Google Cloud. También supone la primera inversión de Google en una ruta de cable submarino a Reino Unido, y la primera ruta a España. El desembarque en España integrará de manera más estrecha la próxima región de Google Cloud en Madrid. El cable Grace Hopper estará equipado con 16 pares de fibras (32 fibras), lo que supone una actualización significativa de la infraestructura de Internet que conecta actualmente Estados Unidos y Europa. Se espera que el proyecto se complete en 2022. El contrato para construir el cable fue firmado hace unos meses con el proveedor de cable submarino SubCom, con sede en Eatontown, N.J, y se espera que el proyecto se complete en 2022.

Grace Hopper contará con la novedosa conmutación de fibra óptica, una tecnología que mejora la fiabilidad de las comunicaciones globales, lo que permitirá mover mejor el tráfico en caso de que se produzcan cortes. Los ingenieros de Google y SubCom colaboraron para incorporar esta arquitectura innovadora al sistema. Grace Hopper es el primer cable submarino del mundo en usar esta tecnología.

Este cable ha sido bautizado en honor de la pionera en informática Grace Brewster Murray Hopper (1906–1992), más conocida por su trabajo en uno de los primeros enlazadores (compiladores), que fue fundamental para el desarrollo del lenguaje de programación COBOL. También se le atribuye haber encontrado un «error» real en un programa; su equipo rastreó la fuente de un cortocircuito en el ordenador Harvard Mark II hasta una polilla atrapada en un panel. «Estamos encantados de honrar el legado de innovación de Grace Hopper al invertir en el futuro de las comunicaciones transatlánticas con un cable de fibra óptica de última generación», admiten fuentes de Google.

Maria González
De pequeña leía el periódico junto a mi padre, ahora redacto junto a mis compañeros. Aficionada del motor y la naturaleza.

    SUMMERCAMP: TINE y LULU&THE ROCKETS

    Artículo anterior

    Netflix anuncia la temporada final de ‘La casa de papel’

    Siguiente artículo

    Comentarios

    Deje su respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puede que te interese

    Más en Tecnología