Cinco minutos antes de comenzar me sorprendo, o no, por el poco público asistente en el Auditorio Calatrava de Salamanca, medio vacío a mi entender, aunque si bien es cierto que no es un lugar para grandes conciertos y aunque sea un tributo al legendario grupo Mecano, se merecen más nostálgicos, o es que ¿no los hay en esta ciudad?. Puede ser por poca difusión, por un horario poco acertado para este tipo de eventos, el día tampoco acompañaba siendo un domingo…o una configuración de varios motivos, los que nos reflejan una media entrada. Nos preparamos para comenzar a revivir canciones y melodías, que los que tenemos ya unos cuantos años, nos las sabemos prácticamente todas. Comenzaba “Mujer contra mujer” y noto muchos momentos y situaciones de mi juventud. Y me sorprende, como si de una obra de teatro se tratara un “Cruz de Navajas”, sin mucho bombo ni platillo, más bien recordándome momentos verbeneros. Espero en primera fila, que sean capaces de animar a este público que se ha congregado, aunque estamos en una primera parte del espectáculo, preparados para ver qué va a suceder, tranquilamente sentados, como meros receptores de canción y melodía. Agradecer, en estas líneas a la producción por ubicarnos en primera fila, para no perder ni un detalle de todo lo que estaba sucediendo sobre el escenario.

Van sucediéndose canciones, ahora es el turno de “Hoy no me puedo levantar”, con entradilla curiosa e interesante a través de dos actrices, dos personajes que van dando forma e hilo conductor al tributo llegando a una celebración con el “7 de septiembre”, tras un “Maquillaje” que ha conseguido animar a todo el público; aparecen aplausos y tímidamente se nota que nos sabemos las canciones. Ritmo de salsa y rumba a través de “Una rosa es una rosa” y el público parece que entra en calor. Se suceden otros grandes éxitos, que como un buen karaoke suenan “La fuerza del destino”, “Aire”…y tratan el tema del amor, desde diferentes vertientes. Entramos en el juego y el guionaje de este espectáculo, con “Hijo de la Luna” y “Me cuesta tanto olvidarle” y seguimos de celebración con “Un año más”. Y todos esperando el momento cumbre de la tarde-noche, con “Mujer contra mujer”, título que da nombre al tributo con un final entendible, estas dos magníficas actrices mostrando todo su amor en público.

Llega el momento del final con un popurrí de otros grandes éxitos, que no ha dado tiempo a rememorar y que han provocado, por fin, que nos levantáramos de las butacas, y cantáramos a pleno pulmón.

Ya de noche, con la nostalgia de los grandes momentos que nos ha dado Mecano, y que nos quedaremos con el buen sabor y el buen hacer de espectáculos que le ofrecen un merecido tributo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.