Ahora que en las listas de lo mejor del año pasado se ha colado por justicia  y por que es muy bueno, que diablos tal vez sea el mas grande, su libro, es buen momento para que hablemos un rato del que dicen es el mejor critico musical de la historia: el gran Lester Bangs.

Y permitan que les conmine a que tomen partido y se posicionen (por que la disyuntiva de si son necesarios o no los críticos musicales a estas alturas del partido es cuando menos farragosa) en una u otra lealtad. En los tiempos de internet todo el mundo sabe de todo (nada que objetar cada uno a lo suyo, pero se echa en falta mas preparación) y la canalla especializada en músicas no iba a ser menos. Pero este pasado año el estreno de la editorial Libros del Kultrum (dirigida por Julián Viñuales, un experto en libros de Rock) nos ha deparado la edición de “Reacciones Psicoticas y Mierda de Carburador” y aquí se ponen las cosas feas cuando uno mira como Bangs solía hacer las cosas. El trabajo de recopilarlo lo ha hecho uno de los sucesores naturales del hombre Greil Marcus (busquen “Mistery Train” y ya me dirán) y la traducción aquí es de Ignacio Juliá mi jefe del combo Rutero.

De acuerdo que eran otros tiempos y las cosas se hacían de otra manera, pero amigos es que tipos como este estaban hechos de otra pasta.

Para que se sitúen el hombre dejó sus escritos en Creem la revista de Detroit, en Rolling Stone y Village Voice ya en Nueva York donde acabó. Murió a los 33 años (live fast die young, pero sin faroles) victima de una sobredosis de valium por una gripe (en realidad de toda una vida de excesos a la altura de los tipos de los que escribía) y desde que lo hizo, no ha dejado de aumentar su leyenda. Y no me refiero solo a lo archiconocido: “Casi Famosos” la edulcorada, hasta la nausea, peli de Cameron Crowe y P.Seymour Hoffman (otro que tal) haciendo de el, un musical por estrenar o su relación y sus peleas con el celebre Jan Wenner editor de Rolling Stone. Su forma anárquica y violenta de escribir, su “no me caso con nadie de estos rockstars” y sus maneras de vivir la vida, brutales y sinceras, lo hacen simplemente unos de los mas grandes sino el mas. Pero de verdad.

El libro es una maravilla impresionante.

No me extraña que lo hayan elegido muchas revistas musicales como el libro del año. No es para menos amigos. Dividido en capítulos jugosos la lista de artículos (y de estrellones, ya de paso) es espectacular. Cuando lo leo pienso en una frase de Jaime Gonzalo en “Sobrevivir al Paraíso”: “No importa el arma, sino quién la empuña”. Eso es. Ahí está.

Tipos como Bangs hacían de la critica musical, de la critica en general, un oficio tan necesario como doloroso. Un oficio que quitaba, si si lo que oyen, y ponía. Un oficio en resumidas cuentas que era importante por que la gente lo seguía. Pero, y a eso me refiero al principio, no se si es una garantía de nada hoy en día ya que los expertos en todo fijan el rumbo en la actualidad. Otro histórico de Rolling Stone como Hunter S. Thompson al cual un servidor le debe parte de su existencia (en un momento de gran lio personal “Miedo y Asco en Las Vegas” me hizo de salvavidas) a lo mejor sería hoy ignorado. Mejor no pensarlo. El doctor gonzo creó una forma de escribir absolutamente inigualable, en mi opinión, y merece que un día les hable de el en estas paginas.

Una ultima cosa.

 

Se que es una locura absoluta y, probablemente, una estupidez supina ( por dios, esto no hay quien lo coja por ninguna parte, lo sé…). Pero le he dado muchas vueltas a la conexión de Lester con ejem, glups tierra tragame, Frederick Forsyth. Hablo de una novela del británico (“Vengador”) llena de Vietnam hasta arriba. Hablo de las Ratas de Túnel, la unidad del ejercito americano que se metía en los túneles del Viet Cong y de una guerra, Nam así la llamaban, en la que como decian muchos si no hubiera habido heroína y RNRoll tal vez hubiera sido distinta. Recuerden la frase de Apocalipse Now: “Rockeros con un pie en la tumba”, y lean «Reacciones…».

Saquen sus propias conclusiones.

 

 

 

Paco Jiménez
El Rock n Roll es más grande que la vida

Parking Lot Vol. 2…

Artículo anterior

Comentarios

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *