Con la llegada del alba, el agua cristalina proyectaba un reflejo que se había convertido en una constante en los últimos días, semanas e incluso meses. La concepción del tiempo parecía difusa para un joven en el que se había instaurado un abatimiento y desazón, incurable a su juicio. Sin embargo, una pérdida no es más que una nueva lección; un nuevo reto al que enfrentarse.

Aislado completamente de cualquier estímulo externo, con el verde prado bajo sus pies, el agua impoluta del lago y al compás de Guns N’ Roses en sus headphones Bose, se estaba gestando en su mente algo completamente revolucionario. Una idea brillante sin precedentes estaba tomando forma paulatina pero inexorablemente.

Los días transcurrían sin novedad, no obstante, el paraje donde el chico de melena rubia daba rienda suelta a su imaginación y creatividad estaba cambiando a medida que lo hacía su proyecto.

El sentimiento de pesadumbre que irradiaba en él recién descubierto aquel lugar, se había convertido en algo nimio, sin importancia; en aras de dejar el pasado atrás y teniendo como objetivo la mejora del mundo para hacer más fácil la vida de todos. Tras mucho pensar, llegó a la conclusión de que eso sería posible únicamente con un desarrollo tecnológico al alcance de todos, es decir, un mundo nuevo con posibilidades ilimitadas, pero aún lejos de materializarse en algo real.

Es sorprendente que un lugar se pueda convertir en una cúpula hermética para alguien, un espacio de reflexión y desarrollo que puede hacer de una mente insulsa algo completamente prodigioso.

Tras un año acudiendo diariamente a lo que se había convertido en su segundo hogar, los cambios en el entorno eran evidentes. Ese centro de operaciones y de experimentación se estaba convirtiendo en una muestra de lo que iba a suponer para la sociedad el proyecto de un adolescente que apenas había comenzado la universidad.

Bienvenidos a una revolución, el mundo del futuro cada vez está más cerca.

 

Sergio Zurdo
Proyecto de filólogo y seguidor de la lengua de Shakespeare. Intento hacer de lo onírico algo real a través de la literatura para vivir miles de vidas en una sola.

    Time is on my Side…

    Siguiente artículo

    Comentarios

    Deje su respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *