Quarantine

Post Malone

0

Bueno, a ver, la cosa es que el otro día el hombre se juntó con, agárrense, Travis Baker y  otro par de tipos (Brian Lee en el bajo y Nick Mac en la guitarra) y se pulieron un set de homenaje a Nirvana como ayuda al Fondo de Respuesta Solidaria COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud.

Desde que “Hollywood´s Bleeding” su último disco le colocara como, cito textualmente, “el artista más rentable del mundo” (Bloomberg /Lucas Sahw), todo lo que hace (ya lo era en realidad) el de Siracusa es oro puro: sus cifras de visitas en YouTube son estratosféricas, sus giras sold-out antológicos, y su interacción en redes motivo de estudio de gabinetes de Big Data. Y, pásmense, también vende muchísimos discos (¿…?).

Ahora bien no se atrevió con “Smells Like Teen Spirit”.

Pero de qué coño estás hablando me decía alguien el otro día cuando se lo comentaba en privi, por digital of course, a raíz del set-list de ese concierto en concreto.

Fue genial verle tocar todos esos temas, en mi opinión hay dos partes en el show diferenciadas por las guitarras que coge, “Come As You Are” “Somethin in The Way”  y “About A Girl” y el detalle de volver a empezar esa barbaridad que es “Territorial Pissings” al confundirse (o algo así), y ese final con “In Bloom” junto con lo sincero que parece al decir que Nirvana es una de sus bandas favoritas.

Pero por qué diablos no incluiría “Smells…” es algo que se me escapa y me confunde.

Es curioso cómo parecen haber pasado siglos desde que “White Iverson” le diera el pase al olimpo con el fichaje por Republic Records (un día les hablaré de los hermanísimos Lipman los ejecutivos discográficos más poderosos del momento, que parecen sacados de una peli), pero solo han sido unos poquísimos años en los que se ha convertido en unos de los artistas más importantes de su generación. Capaz de aglutinar publico de todo tipo y edad, de jóvenes a maduritos y de fans del rap al country, el punto de inflexión en la gira de “Stoney” su primer disco fue cuando se decidió a coger la guitarra en los shows y eso en mi opinión le ha dado un distanciamiento y una conexión a la vez, con muchos otros artistas que le han hecho muy especial.

Pero, ¿Smells…?

Los detractores, que los tiene y en cantidad, atacan siempre por lo mismo.

Que si un blanco desaliñado con cara de tonto al que parece que viste su peor colega (un detalle lo de el vestido recordando a Kurt en el conci de Nirvana), que si es puro artificio (mírenle con los Peppers porfa), que si la tontería de los tatuajes (en serio, ¿a alguien le importa esta chorrada?) que si el Trump del Hip-Hop (WTF?) que si bla bla bla.

Todo como muy bobo.

En mi modesta opinión habrá que ver como evoluciona porque es jovencísimo.

Pero no me valen explicaciones para el desaguisado de no incluir esa canción.

Venga hombre, mira que no tocarla.

Paco Jiménez
El Rock n Roll es más grande que la vida

Cloud computing, una herramienta clave para respirar mejor en ciudades con contaminación

Artículo anterior

La mascarilla tecnológica que el 2020 merece

Siguiente artículo

Comentarios

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *