Crónicas

Rayden, la crónica de urgencia

0

Cada vez que me he encontrado con él, me ha impresionado. Y no solo me refiero al hecho de haber conseguido juntar un ramillete de canciones tremendas y su otra faceta como escritor y poeta de éxito, en realidad hablo de la pasión y el amor que desprende en todo lo que hace.

Anoche cuando me enchufo en una abarrotada Sala B (ojo a esto, estuvo a unas pocas entradas de colgar el no hay billetes) que constata el crecimiento absoluto que no para de experimentar, mencionó el que ha tenido en la ciudad, me vuelvo a congratular de la carrera intachable que esgrime. Se traía de la mano el estupendo “Sinónimo” y cuando abre la noche con los temas que inauguran el disco, “Lo Primero, la Bondad” y “Gargantua”, ya dejó claro que poca broma.

Foto: Irene de Anta

Es uno de esos artistas que, afortunadamente, han abandonado la idea de la impostura en pos de la verdad sincera, el tipo suda,  ríe,  baila y disfruta al mismo tiempo que lo hace su público sin tonterías ni artificios por que esto que veis es lo que soy, y se ha rodeado de una banda tan tremenda, el lo sabe, que le llevan en volandas (increíble Héctor García a la guitarra como siempre, y caso aparte el omnipresente acompañamiento del gran D.J.Mesh) en un set-list que bascula por todo su cancionero en formato más crudo y directo que los discos.

Mis ultimas veces con él, sus pasos por el Facyl y Camelot,  ya fueron serios avisos de que  aspira a las grandes ligas (si no lo estaba ya) y ayer lo confirmaba con una comparecencia atómica llena de grandes momentos, “Finisterre” “Caza de Pañuelos” y un estupendo “Imperdible”, sin tiempo ni ganas de fingimientos, afortunadamente, por que repito no es esa clase de artista. Baste con decir que se trae con él a una de las voces, lo dijo en un gesto que le honra, más importantes del hip-hop nacional el gran Mediyama (prueben a enchufarse en vena directo su “Mindfuck”) que le da la réplica durante toda la noche en una simbiosis que funciona a la perfección.

Los detalles, desde la guitarra que abre “A mi Yo de Ayer” o el discurso de a quien odiáis antes de “Meteorito” al, sin duda, momento del set al confesarse die-hard fan de La Casa de Papel pero no de su B.S.O. presentar el futuro disco que va a sacar en enero próximo y pulirse una canción “No Tengas Miedo” que probablemente vale más por si sola que toda la música de muchas series, fueron intachables y reveladores de una noche definitivamente sólida y bien construida. Ese final con “Haciéndonos los Muertos”, la estupenda “Matemática De La Carne” y “Lo Segundo, El Talento” fue de aúpa amigos, con todo el personal rendido a sus pies en una comunión entre público y artistas, permítanme que aquí use el plural por que todos estuvieron a un nivel muy alto, patrimonio de los que miran al techo de la tabla.

El poder catalizador de la música, dice. Eso es. Grande.

No olvides seguirnos en TwitterInstagram y Facebook para estar al día de lo más relevante en el mundo de la tecnología y la cultura.

Paco Jiménez
El Rock n Roll es más grande que la vida

Los españoles aumentaremos (aún más) el gasto en Navidad

Artículo anterior

Consejos para comprar de forma segura en el Black Friday

Siguiente artículo

Comentarios

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *