Con un aumento de la atracción de la sociedad por el ocio, hay una falta de productos naturales de ocio, en concreto los productos culturales y tradicionales.

Por eso, la startup Science Track diseña y produce juegos y juguetes basados en la cultura y la traducción, de modo que a la vez que se juega se aprende.

Esta startup comenzó con cuatro tipos de juegos, la oca, el dominó, puzles y cartas temáticas. Debido a la evolución del mercado, empezaron a llevar a cabo pedidos personalizados, llegando a desarrollar puzles temáticos en 3D.

Su iniciativa ya ha sido galardonada con una mención honorable en el concurso internacional “Ciencia en Acción” de la edición del 2016 y un premio de 4INOVA en 2017.

El objetivo que se persigue es ofrecer juguetes y juegos que ofrezcan momentos de ocio y pura diversión mientras que se preservan nuestra memoria e identidad y se aprende ciencia.

Debido a su compromiso con la naturaleza, el planeta y la gente, los materiales que utilizan son siempre ecofriendly y donan el equivalente de un día de comida para un niño de Mozambique a través de la ONG “A Small Gesture”. Eligieron esta ONG porque un colaborador de Science Track fue testigo de la acción de esta ONG. Así, con cada compra que hagamos a Science Track se ayudará de forma determinante a los niños en Mozambique.

Se encuentran en espacios referentes como el Museo del Presidente de la República, en el Serralves Museum, Cultural Heritage General Direction’s Museums y las Oficinas tursísticas de Portugal.

En cuanto a su futuro, están en proceso de negociaciones con centros comerciales y buscando comenzar su internacionalización.

Si quieres conocer más sobre esta iniciativa, puedes conocerlos en Startup Olé y visitar su página web.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.