La Oficina de Coordinación Cibernética del Ministerio del Interior ha detectado un sitio web alojado en la zona oscura de internet (DarkNet) en el que podría estar gestándose la venta fraudulenta de una supuesta vacuna protectora frente al virus COVID-19, cuyas dosis se venderían al precio de 0,01239 bitcoins, unos 110 euros al cambio.

Se trata del portal “Coronavirus Vaccine”, ubicado en una red independiente de internet que no está indexada por los navegadores convencionales (Google Chrome, Internet Explorer, Apple Safari o Mozilla Firefox, entre otros) y es accesible solo mediante un software específico para la conexión y navegación, en este caso el navegador TOR. Las comprobaciones de los expertos de la Oficina de Coordinación Cibernética confirman que, de momento, este portal no ha realizado transacción alguna.

El descubrimiento se ha producido gracias a la constante labor de monitorización y vigilancia digital en estas redes DarkNET, que en este caso se enmarcan en el Dispositivo Extraordinario de Ciberseguridad DEC COVID-19, que focaliza sus acciones en la protección de los servicios esenciales sanitarios.

Desde la declaración de la pandemia del COVID-19, los expertos de la Oficina de Coordinación Cibernética han detectado un sensible incremento de actividad presuntamente delictiva asociada a la coyuntura de alerta sanitaria en la que se encuentra el país, sobre todo en esa zona oscura de internet accesible solo mediante el software TOR.

El comercio de productos sanitarios fraudulentos relacionados con la COVID-19 ha sido, hasta ahora, el principal objeto de esas actividades ilícitas. Es el caso de los sitios “Agartha Underground Oasis”, que comerciaba con grandes volúmenes de material sanitario destinado al ámbito profesional; o “The Coronavirus Epidemic”, focalizado en la comercialización de productos sanitarios de protección, sobre todo mascarillas de uso profesional. En ambos casos, el material ofertado había eludido todas las medidas oficiales de control y homologación para verificar su seguridad y eficacia.

Respeto a la venta de fármacos, con numerosos casos detectados tanto en la red oscura con en la capa de internet de acceso universal, el fraude se producía porque, en la mayoría de los casos, los vendedores no envían productos al hacerse efectivos los pagos por parte de los clientes, o bien los vendedores proveen de fármacos que en nada ayudan a combatir la infección del COVID-19 e, incluso, son perjudiciales para la salud.

La Oficina de Coordinación Cibernética del Ministerio del Interior mantiene abiertas distintas líneas de trabajo para la detección en la DarkNet de actividades ilícitas relacionadas con el comercio electrónico de fármacos y material de protección que pudieran resultar perjudiciales para la salud y puedan perturbar el normal funcionamiento de los servicios esenciales sanitarios, pesquisas que son puestas a disposición de las unidades investigadoras de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Maria González
De pequeña leía el periódico junto a mi padre, ahora redacto junto a mis compañeros. Aficionada del motor y la naturaleza.

    Los hospitales: en el punto de mira de los ciberdelincuentes

    Artículo anterior

    «Heritage on the Edge», el proyecto que demuestra la necesidad de actuar ante la crisis climática

    Siguiente artículo

    Comentarios

    Deje su respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puede que te interese

    Más en Ciencia