Desde 2014, todos los centros de datos de Apple funcionan con energías 100 % renovables.

Apple ha presentado sus planes para ser neutra en carbono en todas sus áreas de negocio, su cadena de suministro de fabricación y el ciclo de vida de sus productos para 2030. La compañía ya es neutra en carbono en sus operaciones corporativas globales, y este nuevo compromiso implica que para 2030 todos los dispositivos Apple vendidos tendrán un efecto climático neto nulo.

La empresa de la manzana mordida proporciona, además, una hoja de ruta que puede servir a otras compañías ahora que las industrias buscan reducir su impacto en el cambio climático. En su informe de progreso medioambiental de 2020, Apple detalla sus planes para reducir las emisiones en un 75% para 2030 y desarrollar soluciones innovadoras para anular el carbono en el 25% restante de su huella global.

Más del 80% de las energías renovables que utiliza la compañía americana provienen de proyectos propios. Para contribuir en este campo y otros, Apple va a lanzar la iniciativa Impact Accelerator, dirigida a invertir en negocios de colectivos minoritarios para fomentar las mejoras en la cadena de suministro y en las comunidades que se ven afectadas de forma desproporcionada por los riesgos medioambientales. Esta propuesta forma parte de la inversión de 100 millones de dólares por la justicia y la igualdad racial que Apple anunció recientemente, centrada en la educación, la igualdad económica y la reforma de la justicia penitenciaria.

“Estamos orgullosos de nuestros avances en medio ambiente y de los ambiciosos planes que nos hemos marcado para el futuro”, confiesa Lisa Jackson, vicepresidenta de Medio Ambiente, Políticas e Iniciativas Sociales de Apple.

Los planes medioambientales de Apple

El plan a 10 años de Apple reducirá las emisiones con una batería de medidas innovadoras, entre ellas se encuentra el diseño de productos con baja huella de carbono: Apple planea seguir aumentando el uso de materiales reciclados y bajos en carbono en sus productos, innovando en el reciclaje y diseñando los dispositivos para que sean eficientes al máximo.

La última innovación de Apple en reciclaje es un robot llamado “Dave” que desmonta el Taptic Engine del iPhone para recuperar más eficazmente materiales clave como los imanes compuestos de elementos raros, el tungsteno y el acero. Es un paso más en la línea de robots de desmontaje del iPhone, llamados “Daisy”. El laboratorio de recuperación de materiales de la compañía en Austin (Texas) se centra en las tecnologías más innovadoras para el reciclaje de dispositivos electrónicos, y su nueva colaboración con la Carnegie Mellon University le permitirá seguir desarrollando soluciones de ingeniería.

Todos los iPhone, iPad, Mac y Apple Watch lanzados el año pasado tienen materiales reciclados, entre ellos los elementos raros 100 % reciclados del Taptic Engine del iPhone. Apple ya ha conseguido reducir su huella de carbono en 4,3 millones de toneladas métricas en 2019 gracias a sus innovaciones en el diseño y en el uso de materiales reciclados en sus productos. En los últimos 11 años, la tecnológica ha reducido en un 73 % el consumo energético medio necesario para usar sus dispositivos.

Apple buscará nuevas formas de reducir el consumo energético en sus instalaciones corporativas y ayudará a su cadena de suministro en esta misma transición. Mediante una nueva colaboración con Apple, el fondo US-China Green Fund invertirá 100 millones de dólares en proyectos para acelerar la eficiencia energética en los proveedores de Apple.

El número de instalaciones que participan en el programa de eficiencia energética para proveedores de Apple ascendió a 92 en 2019; estos centros evitaron más de 779.000 toneladas métricas anuales de emisiones de carbono en la cadena de suministro.

El año pasado, Apple invirtió para mejorar la eficiencia energética en unos 600.000 metros cuadrados de edificios nuevos y existentes, lo que ha reducido el consumo eléctrico en casi una quinta parte y ha ahorrado a la compañía 27 millones de dólares.

Mediante un fondo de inversión, Apple y 10 de sus proveedores de China van a invertir casi 300 millones de dólares para desarrollar proyectos que suman un total de 1 gigavatio de energía renovable. La prioridad es crear nuevos proyectos y que su cadena de suministro al completo utilice energía limpia. La empresa californiana ya ha firmado acuerdos con más de 70 proveedores para usar energías 100 % renovables en su producción, lo que equivale a casi 8 gigavatios comprometidos para la fabricación de sus productos. Una vez completados, estos acuerdos evitarán más de 14,3 millones de toneladas métricas de CO2e anuales, el equivalente a sacar de las carreteras más de 3 millones de coches al año.

Los proyectos nuevos y existentes en Arizona, Oregón e Illinois aumentarán a más de 1 gigavatio la capacidad de Apple para usar energías renovables en sus operaciones corporativas, lo que equivale al suministro eléctrico de 150.000 hogares al año. Más del 80 % de las energías renovables que emplea Apple en sus instalaciones proviene de proyectos propios que benefician a las comunidades y a otros negocios.

La granja eólica de Montague, en Oregón, es uno de los mayores proyectos de Apple, y sus 200 megavatios de potencia son el motor de su centro de datos de Prineville.

Maria González
De pequeña leía el periódico junto a mi padre, ahora redacto junto a mis compañeros. Aficionada del motor y la naturaleza.

    Enfermedades del grupo hemo: Porfirias

    Artículo anterior

    La Inteligencia Artificial que predice fallecimientos por COVID-19

    Siguiente artículo

    Comentarios

    Deje su respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puede que te interese

    Más en Apple