Google ha anunciado la instalación de Grace Hopper, el cable submarino, en Sopelana (Bilbao), un avanzado sistema de cableado submarino que conecta Estados Unidos con Reino Unido y España. El cable de 16 pares de fibras, diseñado para aumentar la fiabilidad del servicio y ofrecer altos niveles de velocidad y flexibilidad de la red, aumentará la capacidad y la potencia de los servicios de Google, y mejorará la infraestructura general de telecomunicaciones europea.

Grace Hopper fue una revolucionaria de la informática. Tras doctorarse en matemáticas por la Universidad de Yale, sirvió en la Marina de los Estados Unidos, donde inventó la teoría de los lenguajes de programación independientes de la máquina y más cercanos al habla humana, uno de los primeros pasos más importantes en la construcción de la actual infraestructura informática mundial. Se retiró de la Marina como contralmirante en 1986, pero siguió activa como defensora de los jóvenes en la programación hasta su muerte, a los 85 años, en 1992. El cable Grace Hopper rinde homenaje a sus esfuerzos por democratizar la informática.
El cable, anunciado en 2020, está financiado por Google y conecta puntos cercanos a la ciudad de Nueva York, Bude (Reino Unido) y Bilbao (España). El amarre en España se ha realizado bajo la dirección de Telxius, la filial de infraestructuras de telecomunicaciones de la española Telefónica. Es el primer cable financiado por Google que llega al país, y forma parte, según Google,  «del compromiso de la empresa  con la recuperación económica de España», ofreciendo a los consumidores un mejor acceso a los productos de Google y a las empresas un mejor rendimiento de los productos empresariales como Google Cloud Platform y Google Workspace.

 

El cable Grace Hopper utiliza una novedosa tecnología de «conmutación de fibra», que encamina el flujo de datos de forma más eficaz para esquivar ralentizaciones y cortes. Conectando además el Reino Unido y los países de la Unión Europea, mejora la red que proporciona los productos y servicios de Google a los proveedores de telecomunicaciones que, en última instancia, conectan a los usuarios y a las empresas. Estas herramientas transportan el flujo de datos de forma segura y rápida por todo el mundo, permitiendo a los usuarios acceder a los servicios de Google y a sus recursos informáticos y en la nube, con la menor latencia posible.

 

En un mundo pospandémico que se dirige hacia una nueva normalidad digital, la inversión en cables submarinos permite planificar y preparar las futuras necesidades de cobertura. Google lleva años trabajando con canales y expertos establecidos para garantizar que Grace Hopper proporcione una mayor fiabilidad en las comunicaciones globales y un flujo libre de datos. Grace Hopper y la futura región de datos de Google Cloud en Madrid ayudarán a satisfacer la creciente demanda de conectividad y servicios de gran ancho de banda en España.

 

Junto a Curie, Dunant, Equiano y Firmina, Grace Hopper es el último cable que conecta continentes a lo largo del fondo del océano. El Grace Hopper también toma un camino único respecto a nuestros cables transatlánticos existentes, como el Dunant, que conecta Estados Unidos y Francia, y el Havfrue, que une Estados Unidos y Dinamarca. Se espera que el cable llegue a Cornualles, en la costa británica, a finales de 2021, lo que convertirá a Grace Hopper en uno de los primeros cables que unirán Estados Unidos y el Reino Unido desde 2003.
Jorge Vicente
No importa de dónde vengo ni a dónde voy, sino lo que hago y porqué. Amante incondicional de la tecnología de consumo, el invierno y los sábados. No me preguntes por qué, pero siempre tengo un boli encima.

DÍA 2: CRÓNICAS URGENTES 2021

Artículo anterior

ENTREVISTA | La M.O.D.A., adelante, siempre adelante

Siguiente artículo

Comentarios

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese

Más en Tecnología