Foto: UNFCCC

Tras 12 días, la COP25 pone su broche final en una jornada de 24 horas. La forma en la que la Cumbre del Clima ha acabado, ha sido con la publicación del documento “Chile Madrid Time for Action” en el que agrupa todos los avances, propuestas y medidas adoptadas en la COP25. Este documento (FCCC/CP/2019/L.10) consta de 35 párrafos, de los que 24 únicamente se limitan a reconocer esfuerzos y méritos ,como los de la presidencia de la conferencia, los de las empresas privadas y sus actuaciones para disminuir su impacto medioambiental, agradece el trabajo del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) y deja constancia de la importancia de adoptar medidas para evitar el aumento de la temperatura, la necesidad de transparencia en la implementación de los objetivos, enfatiza la importancia de la naturaleza en este proceso y impera una transición medioambiental justa garantizando la creación de empleo de calidad.

Dejando de lado todo aquello que no suponga una nueva medida o propuesta podríamos resumir este documento en lo siguientes puntos clave:

  • Invita a todas las partes a utilizar la información obtenida en estos días en sus diálogos.
  • Enfatiza la necesidad de actuar urgentemente sobre el efecto de la agregación de los efectos mitigantes de las partes en lo referente a las emisiones anuales de gases de efecto invernadero.
  • Expresa la urgencia de aumentar la ambición de las medidas con el fin de garantizar los mayores esfuerzos posibles en la adaptación de todas las partes.
  • Hace un llamamiento a las entidades internacionales para que sigan apoyando la implementación de medidas para minimizar los impactos del cambio climático.
  • Presenta y apoya las medidas del programa de 5 años sobre el Plan de Acción de Género.
  • Da la bienvenida a Marruecos y propone al Champion la búsqueda de medidas de mejora para el trabajo bidireccional con Marruecos.
  • Pide al Consejo Científico y Tecnológico incluir para Junio de 2020 el dialogo sobre océanos y cambio climático.
  • Pide el dialogo sobre la relación entre la tierra y las medidas de adaptación frente al cambio climático no clasificadas bajo el marco de actuación del Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París.
  • Invita a todos las partes y observadores a colaborar mediante informes no oficiales en el diálogo sobre los océanos y las medidas extraprotocolarias.

Lo que para muchos iba a ser una cita definitiva para empezar a frenar al calentamiento global, se ha convertido en un fracaso que aumenta, aún más, la brecha entre la política y la ciencia.

Ignacio Coll
Estudiante de medicina e investigador biomédico, amante de la divulgación y de la oncoinmunogenética. En guerra contra las pseudociencias y la ignorancia científica. Trabajando para resolver dos grandes enigmas: ¿Qué es el cáncer y cómo podemos acabar con él? ¿Estás listo para descubrir todos los secretos que guarda la naturaleza y como podemos beneficiarnos de ellos?

Crónica COP25: Nuestro planeta se muere, es tiempo de actuar

Artículo anterior

Entrevista a Francis Mojica: «Lo que te sale del cuerpo es decirle a los jóvenes investigadores que se vayan al extranjero»

Siguiente artículo

1 Comentario

  1. Simplemente lamentable..

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te interese

Más en Ciencia