Dosis científicas

Monóxido de carbono y grupo hemo

0
Este contenido forma parte de la sección Dosis Científicas, en concreto, del especial sobre el grupo hemo. Puedes consultar todas las publicaciones haciendo click aquí.

Durante cientos de años, en las minas de carbón, los trabajadores llevaban siempre consigo a las profundidades una jaula con un canario dentro. Cuando el canario estaba atolondrado o dejaba de cantar, había que subir corriendo a la superficie, ¿quieres saber cuál es la explicación científica? Aquí, en VDOL, te lo contamos.

Efecto de la unión de monóxido de carbono (CO) al grupo hemo

Además de transportar oxígeno, el grupo hemo puede unir otras moléculas tales como CO2, óxido nítrico (NO)… y también monóxido de carbono (CO).

Todos sabemos desde la escuela que una combustión completa produce CO2 y agua (en forma de vapor, normalmente). Sin embargo, el CO es un gas incoloro que se produce tras la MALA combustión de calderas, chimeneas, braseros, calefactores, estufas, vehículos…

[Ahora seguro que os dais cuenta de que se mide en las revisiones de la caldera, en la ITV de los vehículos…]

¿Por qué se mide? ¿Es acaso tóxico?

Efectivamente, puede ser muy tóxico a grandes cantidades porque puede unirse al grupo hemo de la hemoglobina y además lo hace con una mayor afinidad que el oxígeno. ¿Esto qué quiere decir?

Pues que si estamos respirando cantidades elevadas de este gas, en los pulmones, el hierro de la hemoglobina en vez de unirse al oxígeno, digamos que «prefiere» unirse al CO. Entonces, el Fe tiene unido CO y no va a poder transportar oxígeno.

Además, el oxígeno que podía tener unido, al llegar a los tejidos NO se va a poder liberar y por tanto, no se podrá utilizar por las células (con lo que eso supone…)

¿Qué hacer ante una exposición prolongada a este gas?

Lo primero es alejarse de la fuente de donde procede este gas. En el caso de una intoxicación leve, con respirar aire fresco es más que suficiente.

No obstante, si la cosa se complica, se tiene que aplicar tratamiento con una mascarilla que suministre oxígeno puro o incluso oxígeno a presión elevada en una cámara hiperbárica (aunque esto último todavía está por estudiar y hacer pruebas que lo verifiquen).

¿Qué sucede en casos extremos? La «muerte dulce»

El CO es peligroso por el hecho de que no eres consciente de la presencia del gas (es incoloro e inodoro).

Además, uno de sus síntomas es la somnolencia, por lo que la persona intoxicada puede pensar que está cansada y que por eso le entra sueño. Pero puede dormirse y como continúe intoxicándose con este gas puede producirse un envenenamiento grave o incluso la muerte:

Esto es lo que se conoce como «muerte dulce», ya que el pulso va disminuyendo hasta que finalmente el corazón se para SIN QUE la víctima se asfixie o sufra.

¿Cómo evitar esta intoxicación?

  • Ventilando cada 2 o 3 horas la habitación, para que se renueve el aire
  • Vigilar el color de las llamas: Si se tornan a un color anaranjado, puede ser síntoma de una mala combustión y, por tanto, de la presencia de CO
  • Realizar revisiones anuales de calderas
  • Utilizar un detector de CO (suele costar poco dinero y puede evitar más de un susto…)

Así que recuerda, ventila bien las habitaciones y no olvides todos estos consejos.

Mario Rodríguez
Mi pasión, la música. Mi vida, la ciencia. "No hay pregunta en el mundo cuya respuesta no se pueda expresar bajo el objetivo de la Ciencia".

    La app de turismo de Salamanca sitúa a la ciudad a la vanguardia del turismo inteligente

    Artículo anterior

    Los nuevos conciertos

    Siguiente artículo

    Comentarios

    Deje su respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *