CrónicasEntretenimientoSalamanca

SUMMERCAMP: TINE y LULU&THE ROCKETS

0

Seis canciones amigos. Eso fue todo lo que vi de los dos bolos.

Seis del empezar del primero y seis del final del otro. No llegué a más.

Así que sí.

Si se lo están preguntando esta crónica es una estafa y yo soy un timador de poca monta al hacerla, pero es que me parecía que, ahora más que nunca, tenía que estar en los dos conciertos.

Será que no tenemos razones para intentar apoyar la música y a nuestras artistas.

Me enchufo primero a Cabrerizos que en su programa de actividades culturales para el verano, “Cabrerizos bajo las estrellas” se llama, acartelaba esa noche a Tine y su irish folk. Comandados por Alex González en la voz y flauta, Maria Vicente al violín, Francisco Delgado a la guitarra, y  Edu Hernández a la percusión llenan el pequeño y coqueto auditorio de  nostalgia por el año perdido de celebrar a San Patricio (para que se hagan idea abren con una revisión instrumental del “I’m Shipping Up To Boston” de Dropkick Murphys) y aunque estuvieron cautos en el arranque, no parece que el oxido les haya afectado demasiado tras el confinamiento. Me congratulo en  ver cómo la gente lo disfruta a sabiendas que no es su publico habitual (hay familias con niños, mascotas, vecinos) y las reglas en los conciertos de la nueva normalidad, mascarilla, gel y rigurosamente sentados con distancia social, no impiden que las canciones nos transporten a pongamos Innisfree casi sin querer. La sensación de corte brusco cuando salgo corriendo para la ciudad, están enfrascados en el “Whiskey In The Jar”, me asalta y me deja con ganas pero ya habrá tiempo cuando, me consta, publiquen su disco con propias.

El sitio es tan apabullante que me pierdo en los espacios siderales mirando y disfrutando de la cadencia que Clara Martin y los suyos le imprimen a la noche. Lulu&The Rockets en el Patio Chico. Es esa paleta de colores que el grupo concita y que no sabría decirles por qué, a mí se me multiplica al ser verano, hacer calor y mirar y escuchar las canciones de la banda. Mi última vez con ellos, su festival en la Sala B, había servido para poner de largo su segundo álbum (el estupendo “Jump & Jive”) y ahora que parecen haber pasado eones desde aquello cuando suena la homónima me vuelvo a acordar de cómo se han convertido en uno de los grandes baluartes del genero. La comparecencia, la que yo atisbo al llegar tarde y cumplir los protocolos de seguridad, es deliciosa con un set-list lleno de sonidos old-school (Jump Blues, Swing, Rhythm & Blues, Boogie) ejecutados a la perfección, y con unos músicos (menciones aquí obligatorias a la base rítmica de  Ibán Agustín en el contrabajo y Bruno Goiburu en la batería) perfectamente engrasados. Cuando la cantante pronuncia la sentencia de la noche (y tal vez del año), “la Música en directo os necesita”, me voy con la sensación de que podremos con todo.

Ya lo verán.

Imágenes de Victor J. Fry

Paco Jiménez
El Rock n Roll es más grande que la vida

¿Quién cuidará entonces de las rosas de Pieria? Carta abierta a la ministra Celaá

Artículo anterior

Google presenta el primer cable submarino que unirá España con Estados Unidos

Siguiente artículo

Comentarios

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *