Quarantine

Thunderpussy

0

Aparto cualquier tentación que pueda tener de endilgarles un mamotreto de no sé cuántas líneas sobre la que está cayendo por que ya hay demasiados y de de todo tipo, además hechos por peña que parece entender de todo (¿…?), y porque no me corresponde a mí.

Mejor les emplazo a una escena de Apocalipse Now, la del famoso monólogo del napalm de Killgore, y a una frase: “algún día acabará esta guerra”. Y volveremos a lo nuestro, añado yo.

Así que si les parece les cuento mi obsesión con Molly Sides y el resto, porque esta es una de esas bandas  que, ojo a esto, sin haber inventando nada atrapan al instante.

Formadas en 2014 por Sides y la guitarrista  Whitney Petty (uy que apellido) son oriundas de Seattle. Y aquí me van a permitir un inciso.

Imagino que no hará falta explicar lo que ocurrió allí y lo que esa ciudad significa para la historia de la música, pero en caso de que a alguien que le interese todo este tinglado y sea tan rematadamente tonto como para no conocerlo puede buscarlo, como todo, con solo poner el nombre en internet.

Debutaron en digital, alternativa cada vez más usada por un montón de artistas, con “Greatest Tits”, grabaron con una de las grandes Sylvia Massy su homónimo debut y hace unos meses ponían en circulación el EP “Milk It”.

Y aunque es cierto que todo el material del grupo bascula alrededor de la voz estratosférica de Sides, hay en mi opinión muy buenas ideas aguardando si no se separan, se pelean o alguna de las miles de mierdas del rollo les afectan.

Y créanme porque hoy pensaba escribir de Angel Olsen o de, se lo juro, Poppy así que ya entenderán de qué les hablo.

La banda tiene una base rítmica poderosísima, atención a la batería de Lindsey Elias primero y de Ruby Dunphy actualmente y al bajo de Leah Julius, y, vuelvo a incidir en ello, no inventan nada ni suenan «sofisticadas» como, ejem pongamos, Starcrawler

 No. Nada de eso.

Pero tienen canciones, actitud, un directo estupendo (en el que se hacen acompañar de dos bailarinas algunas veces), unos videos increíbles (no se pierdan a la artista de performance y drag queen Cherdonna Shinatra en el de “Powehouse”, por favor) y, lo más importante, tiempo para convertirse en una gran banda.

Ojalá lleguen.

Paco Jiménez
El Rock n Roll es más grande que la vida

La guía definitiva para frenar los bulos de WhatsApp

Artículo anterior

Altruismo digital: los peligros detrás de compartir tu red Wi-Fi

Siguiente artículo

Comentarios

Deje su respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *