Connect with us

Cine

CRÍTICA: “El Hilo Invisible”: UNA PUNTADA DE HILO

La técnica a base de puntadas de hilo consiste en pasar un único hilo por la tela y luego se tensa con fuerza para que la tela se junte en torno al hilo. Este sería una imagen o metáfora para describir la última película estrenada del director, guionista y productor estadounidense Paul Thomas Anderson (1970), autor de, entre otras, “Boogie Nights” (1997), “Magnolia” (1999) y “Pozos de ambición” (There Will Be Blood,2007). Anderson es conocido por sus películas corales con grupos de personajes moviéndose alrededor del personaje principal, con una estética muy cuidada, fotografía exquisita, ambientación precisa y una dirección de arte bastante suntuosa. Todas esas características se aplican a su última película “El hilo invisible” (The Phantom Thread, 2017). La película narra la historia de un importante diseñador de moda y solterón empedernido Reynolds Woodcock que regenta el negocio junto con su competente y protocolaria hermana Cyril, excelentemente interpretados por Daniel Day-Lewis y Lesley Manville.

En una de sus salidas conoce a una camarera donde él suele ir a desayunar y queda prendado por la belleza de sus formas que le inspiran para modelarla y convertirse en su ideal de mujer. El director domina la materialización visual de sus ideas a través de, tal como hemos mencionado anteriormente, la belleza de sus imágenes. Siempre se rodea de un buen equipo de colaboradores para esa tarea: la fotografía en todos apastelados, el vestuario, una de sus grandes bazas, y muy buena dirección artística. En cuanto a los intérpretes, a la cabeza se encuentra Daniel Day-Lewis que es su segunda colaboración con el cineasta, de cuyo impresionante trabajo anterior, Pozos de ambición, consiguió un merecidísimo Oscar. El actor sabe dar el tono y carácter de un modisto obsesionado por el amor y perfección hacia su trabajo, heredada esa pasión de su madre desaparecida, cuyo recuerdo lleva como una llaga en su corazón. La actriz Lesley Manville borda el papel de la hermana del protagonista abnegada, sobreprotectora y también absorbida por su amor a la confección de vestidos. La actriz Vicky Krieps, Alma en la película, realiza una interpretación llena de fuerza y sensibilidad y en la que pone a prueba el amor de Reynolds hacia ella y viceversa en un juego peligroso que no se puede revelar aquí para evitar posibles “spoilers”.

El mayor defecto de la película (una enfermedad que se extiende por desgracia al cine actual en general y ya vimos cuando hablamos de “La forma del agua” de Guillermo Del Toro) es su excesivo metraje de 130 minutos para una historia que se puede contar en 90 o 100 minutos. Parece ser que los cineastas actuales han perdido la mesura y esencialidad de la narrativa de los grandes maestros o los que tenían oficio de los cineastas clásicos; el contar las cosas importantes y solo ser morosos en describir ciertas situaciones cuando es necesario por estilo, por crear suspense, estético, etc. En esta película, Anderson juega con los planos largos, medios y cortos para dar movilidad a las escenas, pero se pierde en crear situaciones y descripciones que no ayudan a avanzar la narración y lo peor de todo, aburren. Ejemplos son los planos muy cortos con insertos en los que el cineasta se recrea demasiado tiempo sin ser necesario (todos los planos, por citar un ejemplo, repetitivos de las setas). Otros planos repetitivos de los huecos de la escalera en la casa de modas, las idas y venidas de las trabajadoras en su estresante ir y venir en las estancias y sus trabajos con las modelos serían otros ejemplos que, desde mi humilde punto de vista provocan cansancio. En resumen, es una película que tiene una muy buena factura pero que sufre de arritmia.

Roberto González
Written By

Apasionado del cine y de la música. Desde adolescente tengo un especial amor hacia los cineastas clásicos que han creado nuevas formas y que la forma crea el contenido y no al revés. He estudiado dos años dirección de cine en la actualmente desaparecida escuela de cine Quince de Octubre en los años 2005 y 2007. Actualmente estoy finalizando el grado de Estudios Ingleses, lengua, literatura y cultura en la UNED.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect